Comunicados

Comunicados

Dirección General del Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos

Comunicados Oficiales del Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos

5

CONTINENTES

+25

PAÍSES

+100

PROYECTOS

Comunicado Oficial 
Conflicto 
Palestino - Israelí

Dirección General y Consejo Consultivo
Observatorio Internacional para la Defesa de los Derechos Humanos

Comunicado Oficial emitido por el Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos sobre el Conflicto Palestino - Israelí.

Comunicado Oficial 

Dirección General y Consejo Consultivo 
Observatorio Internacional para la Defesa de los Derechos Humanos

Comunicado Oficial del Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos sobre el Conflicto Palestino - Israelí.

Nº Referencia: CO01/2023

El Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos hace un llamamiento para el inmediato cese de la violencia y las hostilidades con motivo de la reactivación del conflicto israelí-palestino que se inició el 7 de octubre de 2023, cuando grupos armados de milicianos palestinos, principalmente de la facción armada de Hamás y de la Yihad Islámica Palestina, junto con otras agrupaciones como el Frente Popular para la Liberación de Palestina y La Guarida del León, realizaron un ataque armado contra la población civil que se hallaba en territorio israelí, desde la Franja de Gaza, arrojando un balance de al menos 1000 personas asesinadas, entre hombres, mujeres y niños, en el primer día del ofensiva.
 

El Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos es consciente de la complejidad de factores de intervienen en el conflicto palestino-israelí y que además está sujeto a otros factores internacionales que interaccionan en él. En ese sentido, se pueden identificar las dos grandes partes que lideran las conversaciones de paz directamente: el Gobierno de Israel, presidido por Benjamín Netanyahu, y el Estado de Palestina, actualmente gobernado por Mahmud Abbas. En el Cuarteto de Madrid, fundado en 2002 como resultado del aumento en la escalada de violencia en el conflicto de Oriente Medio, se constituyó el primer gran bloque de naciones dispuestas a dialogar por la paz, compuesto por enviados especiales de los Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y Naciones Unidas, junto con La Liga Árabe, el otro importante gran actor en las negociaciones que ha puesto encima de la mesa un plan de paz alternativo. Hamás, declarada como organización terrorista por la Unión Europea, Estados Unidos, Israel, Japón, Canadá, Australia, la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos, Reino Unido, Paraguay, Costa Rica, entre otros; y a la que organizaciones como Human Rights Watch o Amnistía Internacional han acusado de cometer crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad tanto hacia israelíes como hacia palestinos, a los que ha sometido a torturas, asesinatos y secuestros, ganó las elecciones parlamentarias en la Franja de Gaza en 2006 y, desde que tomara posesión del gobierno en Gaza, en junio de 2007, no ha vuleto a convocar más elecciones democráticas en la región.

El control real de Palestina se ha dividido en dos, desde el año 2007. Por una parte, Fatah, organización principal y dependiente de la OLP y de la Autoridad Nacional Palestina, que predomina en la región de Cisjordania; y, por otra parte, Hamás que controla la Franja de Gaza. Esta división del poder central ha provocado el colapso del gobierno palestino. Desde entonces no se han convocado nuevas elecciones en los territorios adscritos a Palestina. Cabe destacar que otra de las consecuencias que han provocado el enquistamiento de la crisis humanitaria en la Franja de Gaza es el sometimiento, desde entonces, a un bloqueo económico y comercial por parte de Israel, en el norte de la Franja, y de Egipto, en el sur. Estableciéndose fronteras por parte de los israelíes para el movimiento muy restringido de palestinos entre ambos territorios, y un bloqueo de flujo migratorio por parte de Egipto con el cierre de su frontera con Gaza. La Asamblea General de la ONU ha aprobado un borrador de resolución sobre Gaza que solicita una tregua humanitaria inmediata, en la reanudación de la 10ª Sesión Especial de Emergencia sobre la situación en los Territorios Palestinos Ocupados. Un proyecto de resolución sobre la crisis palestino-israelí liderado por Jordania y que se aprobó con 120 votos a favor, 14 en contra y 45 abstenciones. El borrador de la resolución contó con el respaldo de 47 Estados miembros, entre ellos Egipto, Omán y Emiratos Árabes Unidos, miembros de facto de la Liga Árabe. 

Este proyecto de resolución se adopta mientras que la población en las regiones de Israel y Palestina, vive ya en condiciones deplorables y sigue sufriendo los efectos devastadores del conflicto que cada vez se va deteriorando más, sobre todo en los territorios palestinos, con especial énfasis en la Franja de Gaza, debido a la ocupación, expropiación y desalojos forzados de territorios en el área palestina. Según el último balance de víctimas, el Ministerio de Salud de la Franja de Gaza contabiliza 7.028 palestinos fallecidos y 18.482 heridos. Por el contrario, El Ministerio de Salud de Israel cifra alrededor de 1.400 personas fallecidas y más de 5.430 personas heridas. Además, según las autoridades israelíes, aproximadamente 200 personas habrían sido secuestradas por el grupo terrorista Hamás. En vista del deterioro crónico que está sufriendo la región, para el Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos la actual situación en Oriente Próximo se debería abordar los siguientes puntos claves para restablecer la paz y la estabilidad en la zona:

Establecer una tregua humanitaria inmediata, con las garantías suficientes para que sea sostenida y viable en el tiempo, con la interposición de una Fuerza Multinacional de Paz, liderada por Naciones Unidas, y constituidas por países del entorno. 

Garantizar el restablecimiento de los suministros y servicios básicos esenciales en la Franja de Gaza a la población civil y que se garantice que la ayuda llega de facto a la población civil. Exigir que todas las partes cumplan el Derecho Internacional Humanitario, el Derecho Internacional de Conflictos Armados, la Convención de Ginebra y la resolución n.º 181, de la Asamblea General de Naciones Unidas, votada el 29 de noviembre de 1947, en la que se establece el reconociendo del Estado de Israel y del Estado de Palestino, así como sus status quo, y seguir impulsado los Acuerdos de Abraham, firmados por Emiratos Árabes Unidos e Israel. Otro de los acuerdos de paz fundamentales, que incluye al tercer país árabe, después de Egipto  y Jordania, en firmar un tratado de paz con Israel, y el primer país del Golfo Pérsico, en hacerlo.

Liberación inmediata e incondicional de todos los civiles cautivos, además de exigir su seguridad, bienestar y trato humano de acuerdo con los estatus humanitarios declarados en el Derecho Internacional Humanitario y en lo que concierne a la Convención Internacional contra la Toma de Rehenes.

El Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos condena taxativamente los atentados perpetrados por el grupo terrorista Hamás en Israel, al igual que la toma de rehenes, asesinatos y los continuos ataques que está padeciendo el pueblo israelí desde que comenzó el conflicto palestino-israelí. 

El Observatorio Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos rechaza sin reservas toda acción armada contra la población civil, por parte de cualquier grupo o gobierno. La protección de la población civil y el cumplimiento de las obligaciones jurídicas y humanitarias en Gaza y en Israel, por ambas partes, deben ser el objetivo principal. No existe ningún tipo de motivo o razonamiento que justifique la violencia o la guerra sobre la población de cualquier territorio, profesen la religión que profesen, sean de la raza, de la ideología o de la condición sexual que sean.

Para el Observatorio Internacional para la defensa de los Derechos Humanos la prioridad en el conflicto palestino-israelí pasa irremediablemente por conseguir la seguridad física, psicológica y jurídica de las víctimas y de la población civil. El deber íntimo de la Comunidad Internacional es evitar el continuado y progresivo deterioro de la situación en Oriente Próximo, y la única solución viable es la de creación de los dos Estados, el respeto mutuo a su existencia y la necesidad de restablecer la paz y la seguridad en la región. Los discursos de odio no nos pueden llevar a volver a repetir la tragedia humana que supuso la Segunda Guerra Mundial. No existe nada ni nadie que justifique la matanza y el asesinato de civiles.

Dirección General y Consejo Consultivo, del 
Observatorio Internacional para la Defesa de los Derechos Humanos

 

Sra. Dña. Yanitza Guiraldo Restrepo

Consejera Consultiva - Asesoría Jurídica Internacional

Dr. D. Eduard Ariza Ugalde

Consejero Consultivo - Asesoría Jurídica

Sr. D. Guillermo Fernández Lao

Consejero Consultivo - Asesoría Jurídica

Necesitamos su consentimiento para cargar las traducciones

Utilizamos un servicio de terceros para traducir el contenido del sitio web que puede recopilar datos sobre su actividad. Por favor, revise los detalles y acepte el servicio para ver las traducciones.